Últimos temas
» NORMAS DEL FORO [FIRMAR PARA NUEVOS USUARIOS]
Lun 31 Oct 2016, 22:02 por Invitado

»  Registro de Habitaciones — Opcional
Dom 05 Jun 2016, 15:48 por Severus Snape

» Registro de avatar
Miér 27 Abr 2016, 23:46 por Jolene E. Köhler

» Anna Iverness FINALIZADA
Mar 26 Abr 2016, 00:02 por Severus Snape

» Registro De Equipos De Quidditch De Hogwarts
Miér 13 Abr 2016, 12:44 por Severus Snape

» Ficha Regulus A. Black
Miér 13 Abr 2016, 12:26 por Severus Snape

» Ficha de Mark Phoenix
Jue 24 Mar 2016, 18:56 por Severus Snape

» When Darkness Arrives - NORMAL
Jue 24 Mar 2016, 17:38 por Invitado

» Casting de Regulus Black
Mar 22 Mar 2016, 23:48 por Severus Snape


Creditos & Copyrights
El foro "Mapa del Merodeador" esta basado en la primera generación de la famosa saga de JK Rowling. Por tanto nuestras tramas son nacidas de los libros, y posteriores publicacions de la autora, pero también de la imaginación de los usuarios y administradores del foro. El skin que actualmente usamos, se le agradece y da créditos a Fanatica_77, quién lo realizo para Source Code , gracias por el grandioso trabajo. Imágenes y demás, han sido tomados por internet y modificados para nuestros intereses. Los códigos de ficha, registros y demás plantillas son propiedad de Charlotte Leblanc. Se creativo, no copies, sé honesto, pide las cosas, y si se te permiten utilizarlas, da crédito a los dueños.
Estadísticas
Tenemos 482 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lisa Gutiérrez.

Nuestros miembros han publicado un total de 18198 mensajes en 1788 argumentos.
Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)

The cunning folk || Amycus' ID ||

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The cunning folk || Amycus' ID ||

Mensaje por Amycus Carrow el Miér 27 Ene 2016, 19:21



Amycus Carrow

17 AÑOS
SLYTHERIN/7º
ESTUDIANTE/PRE-MORTÍFAGO
SANGRE PURA
MORTÍFAGOS
HETEROSEXUAL
FRANCISCO LACHOWSKI


"In this world the strong devour the weak.
Who are the strong?
I am."



La primera vez que lo miras y ves sus pómulos altos y sus ojos cautivadores piensas que es un sueño, un Adonis hecho realidad. Cuando te acercas a él empiezas a notar el aura de misterio y de peligro que lo rodea. Cuando lo conoces te das cuenta de que no hay vuelta atrás, ya te ha devorado. Así es Amycus. Si algo debes tener claro es que no debes fiarte de él, nunca, bajo ningún concepto. Si aún no tienes trato con él y no se ha quedado con tu cara, huye, corre antes de que sea demasiado tarde. Nunca te cruces en su camino. Amycus es el fuego que consume todo a su alrededor. Explosivo, venenoso, demasiado cruel como para ser humanamente posible.
Competidor como él sólo. No dejará que nadie pase por encima de él, más bien te pisoteará como si no fueras más que una cucaracha, sin importarle nada la moralidad o los códigos sociales. Como bien dijo Maquiavelo en su día, el fin justifica los medios. Manipulador, posesivo y agresivo. No le gusta compartir lo que es suyo, celoso hasta el extremo. Además es un chico muy agresivo y violento, no duda en saltar a la primera de cambio y si tiene que sacar a relucir los puños no dudará en hacerlo. Es impredecible, frío y sarcástico, nunca nadie ha sabido  por dónde saldría. Según él, lo tiene todo fríamente calculado, nada escapa a su control.

Su apariencia de ángel de rizos pardos te engañará, te seducirá, tan sólo para usarte y dejarte tirado cuando dejes de servirle de utilidad. Tiene un cerebro muy ágil y lúcido. No desperdiciará la oportunidad de hacerte ver lo equivocado que estás y de humillarte con ello, dejándote al nivel del betún. Si eres capaz de acercarte lo suficiente a él ya será demasiado tarde como para echarse atrás, estarás atrapado en sus redes, hipnotizado por la profundidad de sus misteriosos ojos. Amycus será tu adicción, la peor de las drogas. Pero atente a las consecuencias, tú has decidido acercarte a él, seducido por sus encantos. Él no tendrá reparos en destrozarte la vida, aprovechará cualquier cosa que digas, la transformará, la retorcerá de tal manera que tus propias palabras y acciones sean las que acaben contigo. Lo peor es que le divierte arruinar vidas ajenas. Si está aburrido procura no estar cerca.

Es directo y sincero, o bueno, al menos cuando quiere. Si le conviene ocultar ciertas cosas no dudará en mentir como un bellaco, sin embargo no tiene pelos en la lengua a la hora de decirte cuatro cositas. Lengua viperina afilada y lista para aniquilar. Controla el sarcasmo de manera en que nunca sepas si en realidad está metiéndose contigo o no. Le encanta ser el centro de atención, dar de qué hablar, generar problemas y el caos, siempre escucharás cotilleos en los que está involucrado y es que disfruta con la sensación de estar en boca de todos.

Él y su hermana son lo más importante del mundo, por encima de cualquier otro. No le importan ni los amigos ni su propia familia, sólo mira por sí mismo y por Alecto, y no se fía ni de su propia sombra. Si tiene que sacrificar a otros para salvar su propio culo o a la niña de sus ojos no dudará ni un segundo. Tiene nervio de acero para esas cosas. Su confianza llega a niveles inimaginables, engreído, arrogante, prepotente, todo lo que quieras decir, pero si le preguntas él afirmará ser el mejor en todo. Le educaron para triunfar y ha conseguido hacerlo hasta ahora. Nunca dudará de sí mismo ni de sus capacidades porque, según él, es capaz de cualquier cosa. Si fuese creyente diría que sólo Dios está por encima de él, pero en cambio dice que nadie puede dominarle, que no hay ningún Dios por encima, ningún ser todopoderoso que le diga lo que es bueno y lo que es malo o lo que debe hacer. Amycus sigue sus propias reglas.

En cuanto a relaciones es muy dado a estar con gente por puro aburrimiento. No tiene problema en tirarse a una chica si así consigue arruinar la relación que mantiene con su novio, tan sólo porque tenía esa noche libre y nada mejor que hacer. El sexo es un buen entretenimiento y las chicas son bonitas, así que nunca le dice que no a nadie si se ofrece. Hay gente que puede llegar a considerarlo adicto al sexo o "ninfómano". A pesar de su predisposición al coito, hay poca gente capaz de seguirle el ritmo y aceptar sus gustos por el lado más perverso de la sexualidad. Sin embargo nadie ha conseguido volverse relevante en su vida, él sólo tiene ojos para una persona en ese sentido, el resto son simples entretenimientos pasajeros.

Además, debemos recalcar sus valores y sus creencias. La pureza de sangre por encima de todo, convencido de que debe acabar con los impuros y con aquellos traidores que los defienden. No tendrá ningún reparo en acabar con ellos y llevarse a quien haga falta por delante si se interponen en su camino. Tiene una ideología creada y afirmada desde que nació. A pesar de todo, no tiene ningún problema con los homosexuales o la gente de otra raza, como es común entre la gente de su círculo, es más, los recibe abiertamente siempre y cuando sean de sangre pura.
D. Psicológica

Historia

"Damaged people are dangerous.
They know they can survive."



Todo comenzó en el momento en que se concertó el matrimonio entre Bartolome y Lenice, incluso antes de que cualquiera de ellos se plantease la posibilidad de tener una pareja seria. En aquellos momentos los matrimonios concertados estaban a la orden del día, anteponiendo la pureza de sangre y la continuidad del apellido antes que la felicidad personal y tonterías como el amor. Esas cosas estaban sobrevaloradas, debían centrarse en lo importante, por eso nadie se quejó cuando Bartolome y Lenice pronunciaron sus votos y se declararon marido y mujer. Una boda por todo lo alto que llevó a concebir a un par de mellizos de preciosos rizos pardos. Fue una noche de verano cuando ambos niños llegaron al mundo, toda una alegría para las familias. Dos niños sanos, hermosos, fuertes y que demostrarían ser grandes magos. Amycus sería el heredero de la familia Carrow y Alecto se casaría con un buen mago para ampliar los lazos y el imperio de la familia.

Así pues, Amycus nació rodeado de lujos, tratado como un rey por ser el futuro cabeza de familia, o al menos eso era lo que todo el mundo creía, lo que todos querían ver. De puertas para adentro la realidad era muy distinta. La Mansión Carrow se había convertido en algo similar al circo de los horrores. Su padre, como patriarca, era la ley suprema, y él, como su sucesor, debía hacerle caso en todo. Cuando Bartolome comenzó a darse a la bebida y a buscar otras mujeres que lo satisficieran más que su propia esposa, Amycus, a su corta edad, no hacía más que observarlo petrificado. Tampoco se atrevió a hacer nada cuando su padre comenzó a maltratar físicamente a su madre. Era su padre, si lo hacía sería por algo. Un hijo nunca cuestiona a sus padres. Fue así como creció rodeado de violencia, malas palabras, maleficios perdidos que daban contra los muebles porque no había nadie para sufrirlos… Asimiló que toda esa violencia, esa maldad, era natural, lo más normal del mundo.

Sólo hubo una cosa que Amycus no toleró del comportamiento de su padre y fue que levantase la mano contra su hermana. Durante años se interponía cada vez que podía entre la furia de su padre y la destrozada inocencia de su hermana, para él Alecto era sagrada, nadie tenía derecho a acercarse a ella y menos si pretendían herirla. Fueron incontables las palizas que se tragó, los castigos dobles que soportó por defender a su hermana y, aun así, no logró evitar que Alecto sufriera a manos de Bartolome, aunque le alivia pesar que su sufrimiento hizo más llevadera la infancia de su hermana. No es de extrañar que Amycus perdiese la cordura ya desde pequeño, nadie sabía por dónde cogerlo. Lo normal tras haber sufrido tanto sería que fuese un niño introvertido, callado y temeroso, pero resultó ser todo lo contrario, con una sonrisa siempre pintada en la cara que resultaba hasta macabra.

Aún recuerda a la perfección su primera manifestación de magia. Era invierno, llovía por lo que no podían salir a jugar con los otros niños. Su padre había vuelto a casa antes de lo previsto, borracho como una cuba, apestando a whisky de fuego, y su madre había salido a visitar a su abuela. Amycus no se esperaba que su padre fuese corriendo a buscar a su hermana para hacer con ella Merlín-sabe-qué-cosas, así que su reacción fue un acto reflejo. Salió corriendo, se interpuso en su camino y alzó las manos como si así pudiese parar al mastodonte que tenían por padre. Cuál fue su sorpresa al ver que su padre había salido volando hasta la pared del final del pasillo y los muebles comenzaban a apilarse alrededor de Alecto para formar una muralla entre ella y el mundo. Amycus comenzó a reír, extasiado por la sensación inigualable de la magia corriendo por sus venas, y siguió riendo cuando su padre arremetió contra él, más furioso que nunca, gritando que cómo se atrevía a utilizar su magia en su contra.

Las cartas de Hogwarts de los hermanos Carrow no tardaron en caer en el buzón, y con ellas se abrió una puerta de esperanza para Amycus. El saber que se formaría para ser un mago independiente, que no tendría que vivir bajo el mismo techo que su padre durante los próximos siete años… Todo eran ventajas cuando se paraba a pensarlo, así que cuando se adentró en el castillo por primera vez en su vida no pudo contener la sonrisa. La libertad estaba al alcance de su mano. El proceso de Selección no fue un gran trauma, estaba seguro y confiado, sabía que acabarían en la casa de Salazar Slytherin, siguiendo la tradición Carrow, y que su hermana le seguiría.

Desde el primer año ambos mellizos se ganaron una fama y una reputación de la que enorgullecerse, empezando por no dejarse amedrentar por los matones de último curso que querían asustar a los novatos. Una vez que pasabas por las manos de Bartolome Carrow podías hacerle frente a cualquier cosa. En segundo curso ellos pasaron a ser los temidos de la escuela, además de pasar a formar parte del equipo de Quidditch. Tanto él como su hermana ocupaban el puesto de golpeadores, con una sincronización que daba miedo, consiguiendo partir más que un par de huesos en su paso por Hogwarts. Además, Amycus siempre fue muy bien reconocido. Un chico apuesto, con un apellido importante y una gran fortuna en la bóveda de Gringotts, contando también con ese aire de chico rebelde, acentuado por sus tatuajes y su inclinación por las sustancias ilícitas… Cualquier chica desearía estar con él. Soportó mil citas, buscando a una mujer de buena familia con la que sus padres quisieran casarlo, pero ninguna logró llamar su atención. En cambio él pasaba los días atemorizando a los pretendientes de su hermana, mandando a la enfermería a más de uno. No era su culpa, era su instinto de hermano, o eso le gustaba pensar.

Pero todos sus planes se vinieron abajo cuando sus padres le informaron de que habían concertado un matrimonio para cuando se graduara de Hogwarts y que, desde ese mismo instante, quedaba oficialmente comprometido. ¿Con quién os preguntaréis? Con nada menos que la traidora a la sangre, mejor conocida como Andrómeda Black. Y aunque la situación no fuera para nada de su agrado tenía que ser sincero al decir que podría haber salido mucho peor parado.
CRISSY~ © SAVAGE-THEMES
Mensajes : 18

Amycus Carrow
Slytherin

Volver arriba Ir abajo

Re: The cunning folk || Amycus' ID ||

Mensaje por Severus Snape el Miér 27 Ene 2016, 19:26


¡Bienvenido! Si aun no lo has hecho, pásate por los registros para tu avatar y demás. Ahora te ponemos color, ya puedes empezar a rolear cuando quieras.

La administración te invita a asistir si así lo deseas a nuestro evento público (una fiesta en conmemoración del 1000 aniversario de Hogwarts) o a un juego para rolear que ha creado la administración llamado roleemos.

¡Un saludo!


Severus T. Snape
-Always-
Mensajes : 203

Severus Snape
AdministradorSlytherin

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.