Últimos temas
» NORMAS DEL FORO [FIRMAR PARA NUEVOS USUARIOS]
Lun 31 Oct 2016, 22:02 por Invitado

»  Registro de Habitaciones — Opcional
Dom 05 Jun 2016, 15:48 por Severus Snape

» Registro de avatar
Miér 27 Abr 2016, 23:46 por Jolene E. Köhler

» Anna Iverness FINALIZADA
Mar 26 Abr 2016, 00:02 por Severus Snape

» Registro De Equipos De Quidditch De Hogwarts
Miér 13 Abr 2016, 12:44 por Severus Snape

» Ficha Regulus A. Black
Miér 13 Abr 2016, 12:26 por Severus Snape

» Ficha de Mark Phoenix
Jue 24 Mar 2016, 18:56 por Severus Snape

» When Darkness Arrives - NORMAL
Jue 24 Mar 2016, 17:38 por Invitado

» Casting de Regulus Black
Mar 22 Mar 2016, 23:48 por Severus Snape


Creditos & Copyrights
El foro "Mapa del Merodeador" esta basado en la primera generación de la famosa saga de JK Rowling. Por tanto nuestras tramas son nacidas de los libros, y posteriores publicacions de la autora, pero también de la imaginación de los usuarios y administradores del foro. El skin que actualmente usamos, se le agradece y da créditos a Fanatica_77, quién lo realizo para Source Code , gracias por el grandioso trabajo. Imágenes y demás, han sido tomados por internet y modificados para nuestros intereses. Los códigos de ficha, registros y demás plantillas son propiedad de Charlotte Leblanc. Se creativo, no copies, sé honesto, pide las cosas, y si se te permiten utilizarlas, da crédito a los dueños.
Estadísticas
Tenemos 482 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lisa Gutiérrez.

Nuestros miembros han publicado un total de 18198 mensajes en 1788 argumentos.
Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)

Tate James Lizewski || ID}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tate James Lizewski || ID}

Mensaje por Tate J. Lizewski el Dom 05 Ene 2014, 04:25


Tate J. Lizewski


Datos Básicos
► Nombre: Tate James Lizewski
► Edad: 16 años
► Apodos: Tate
► Estatus de sangre: Nacido de muggles
► Ocupación: Estudiante
► Casa y curso:
► Afiliación: Orden del Fénix
► O. Sexual: Heterosexual
► Nacionalidad: Británica
► Fecha de nacimiento: 10 de Marzo
► Lugar de nacimiento: Londres
► Lugar de residencia: Londres
Personalidad
Difícil de describir. Tate es un muchacho extremadamente sensible, con una autoestima que roza la nulidad y una inseguridad bien disfrazada. Precisamente por ello, suele marcarse metas habitualmente demasiado altas que con frecuencia no alcanza, lo que, aunque no lo admita, va resquebrajando poco a poco su escasa confianza. Sin embargo, es un joven cargado de un ligero optimismo y una firme decisión, que prácticamente no se deja amedrentar por nadie salvo por sí mismo. En apariencia es bastante distante y un tanto arisco, pero sólo porque no quiere que más gente de la necesaria se acerque a él, sencillamente porque cree no merecerlo. En consecuencia, acostumbra a aparentar una falsa fortaleza, que tiene de sobra ensayada y de la que pocos dudarían a causa de fuerte temperamento. Su carácter es vivo e impulsivo, con un genio activo y rápido y sin ningún reparo en la violencia si la situación lo requiere. Por fortuna, sabe admitir sus errores y no le cuesta demasiado pedir disculpas, ya que tampoco posee ninguna clase de orgullo que se lo impida.

Su forma de ser le impide permitirse el lujo de las mentiras, más allá de su actuada fortaleza y de algún que otro retoque en su pasado. No es difícil de manipular, pero por suerte pocos alcanzan la cercanía suficiente como para que esto suceda. Aparenta ser reacio a cualquier muestra de cariño, pero muchas veces su gran inseguridad y su falta de confianza le delatan. Le cuesta mucho admitir que necesita ayuda o cariño, pero una vez se la conoce no es una persona difícil de leer, y uno puede ver que, en el fondo, no es más que un joven demasiado inseguro y capaz de dudar hasta de lo que considera correcto, pero que si encuentra un motivo para ello, no dudará en sonreír.

Físico
Tate es un joven atractivo, pero con un aire demasiado extraño. Sus ojos son de un color marron oscuro casi negro, bonitos y enigmáticos, que a pesar de tener un tono tan oscuro, no dejan translucir nunca su verdadera personalidad o sus pensamientos más banales. Labios rosados, carnosos, de los que salen palabras poco encandiladoras y dulces, pero aún así inteligentes y atrayentes. Su cabello es claro y rebelde, se lo corta por comodidad, no por estética. De tez blanquecina, alto y fuerte, no es nada atlético por lo que no es musculoso. Su vestimenta es bastante casual, no se fija en eso, y suele llevar vaqueros y alguna camisa, preferiblemente de colores azules, ya que alguien le dijo una vez que quedaban bien con sus ojos. Siempre le rodea un aura de misterio en cada cosa que hace, es un joven enigmático, que denota peligro por algún motivo, aunque no se le ve agresivo. Tiene su público, aunque él solo forma parte del público de una.

Historia
Si hacía memoria atrás, Tate sí que podía recordar buenos tiempos. Su familia no tenía demasiados medios ni recursos, pero salían adelante, y aunque bajo las sombras de aquel diminuto apartamento todo se veía un poco más oscuro, el calor familiar que la acogía bajo su techo parecía compensarlo. Sus padres se esforzaban en conseguir lo mejor que estuviera a su alcance para sus hijos, sin lujos ni caprichos, pero siempre con sinceridad y cariño. Más de una vez se encontraron con la soga al cuello, pero aquéllo no era nada nuevo en uno más de los tantos barrios pobres de la ciudad gris de Londres. Su vida no andaba precisamente por las alturas, pero hubo un hecho que marcó su descenso en picado. La madre, hastiada de una forma de vida que quedaba muy por debajo de su elevada dignidad, cayó en las drogas como una vía de evasión ante aquel panorama demasiado alejado de los lujos a los que estaba acostumbrada, incluso engañando a su marido en un principio, con la cobarde excusa de “los fines terapéuticos”. Todo el dinero que éste conseguía aunar con su mínimo y duro salario iba destinado a su adictivo capricho.

Desgraciadamente, en una casa tan pequeña la intimidad y la evasión eran lujo imposible, otro más de los que aquel infame destino le había robado a la progenitora aristócrata, o al menos así lo veía ella. En los pocos momentos en los que creía estar a solas, de pronto se daba cuenta de la presencia de su hijo menor, demasiado tímido e inseguro como para hacerse a las calles a tan pronta edad. Tenía que hacer acopio de fuerzas y paciencia para poder dedicarse a su vicio sin que él pequeño fuese testigo, pero a medida que aumentaba su adicción disminuía su paciencia y, con ella, su capacidad de empatía o de responsabilidad. Llegó un punto en que la presencia de su hijo no era sino una molestia permanente, siempre en el momento justo en el lugar inoportuno.

-¡¿Y tú que coño miras?! - la voz de la madre resonó unas octavas más altas que el estallido del bofetón en la mejilla del niño, que seguía en un pequeño rincón, asustado - ¡¿Te parece que no tengo bastante con este sucio cuchitril y las estúpidas miradas del pobretón de tu padre?! - Tate recogió las rodillas pegadas a su pecho, agarrándolas con fuerza e intentando ocultar el rostro entre ellas. Entreabrió los labios para formular mudas palabras de disculpa, a pesar de no saber qué era lo que había hecho mal, pero de ellos no escapó ningún sonido-.

La madre le dio la espalda, dispuesta a ignorarla una vez más, pero entonces el niño no pudo reprimir un leve sollozo, casi imperceptible, que sin embargo resonó con la fuerza de un eco en el vacío de la habitación. La furia de la mujer pareció encenderse en aquel momento, como si las lágrimas del pequeño hubiesen sido el detonador. Se acercó en un par de zancadas hasta él, quien se encogió aún más sobre sí mismo y se esforzó en no volver a emitir ningún sonido. La mujer la agarró con fuerza de uno de sus delgados brazos y tiró de él hasta levantarle, tras lo que Tate  cerró fuertemente  los ojos en un acto reflejo. Sentó al niño bruscamente en el roído sofá, mientras buscaba con dedos nerviosos su usada jeringuilla. Le temblaba insistentemente el pulso y su tez lucía anormalmente pálida,  quizá a causa de los remordimientos que se agolpaban en su conciencia por lo que pretendía hacer, o quizá simplemente porque la dependencia y la adicción ya estaban en un estado demasiado avanzado.  Extendió el brazo del niño con rapidez y él le dedicó una mirada asustada y de incomprensión, pero era demasiado inseguro como para atreverse a retirar el brazo y simplemente se dejó hacer, con esa inocencia de aquéllos que son los únicos que desconocen lo que va a pasar a continuación. El pinchazo de la aguja en su piel le dolió en los primeros instantes, y volvió a dirigir la mirada a su madre con la esperanza de qué le contase qué era lo que estaba ocurriendo. Pero todo lo que ella hizo fue repetir el movimiento en su propio brazo, con ansia nerviosa pero indudable práctica, y cuando Tate volvió a posar la mirada en su madre, ésta sonreía con una tranquilidad inusual en sus rasgos, antes de dejarse caer en el sofá junto a el. Él niño se alarmó unos instantes, pero poco después ni siquiera recordaba qué era lo que la había preocupado ni por qué había un rastro de lágrimas en sus mejillas.


A medida que Tate crecía lo hacía su adicción, mientras que su padre, conocedor del vicio de su mujer, creía que todo el dinero lo despilfarraba en sí misma, como si no tuviesen ya suficiente con la precaria situación  económica que los rodeaba. Entonces decidió poner las cartas sobre la mesa y darle un ultimatum:  o dejaba las drogas o se iba de la casa para no volver. La mujer se sentía una extraña en un lugar tan pobre y demasiado lejos de su antigua realidad, por lo que desde hacía tiempo ella misma había empezado a tener sus dudas. Aquellas dos opciones la libraban de la responsabilidad de tomar una decisión, así que, casi sin tener ni que pensarlo, la mujer abandonó a su familia.

El progenitor intentó rehacer la vida familiar, pero tras poco tiempo se hizo evidente que su mujer no era la única adicta en la familia. Trastornado, se apresuró a proporcionarle a su hijo un tratamiento de desintoxicación, demasiado dolido por las acciones de su esposa como para llegar a darles crédito del todo. Tuvo que trabajar, si acaso era posible, en peores condiciones, pero finalmente pudo pagar el tratamiento de Tate, a quien todavía le quedan secuelas de los duros procesos médicos a los que tuvo que someterse.  Seguían viviendo sin caprichos ni privilegios, pero podría decirse que fue entonces cuando empezaron a volver a ser felices. Poco tiempo más tarde, justo dos años después que su hermana Ireland , Tate recibió la carta de Hogwarts... “Un mago... ¿él?” El niño no podía creer su suerte, quizá entonces dejase de ser una carga. Quizá aquella carta fuese la llave que le abriría, además de las puertas de un mundo nuevo, las de un destino mejor.






Otros Datos

Nivel socio-económico
Bajo

Aspiración
Aspira a ser auror o sanador.

Boggart
Su madre

Patronus
Lince

Amortentia
Chocolate, sándalo y lluvia.

Oesed
Se ve a si mismo con una sonrisa verdadera en la cara, la copa de quidditch en una mano y a la chica que le gustaba desde hace años a su otro lado.

Dementor
Perder a su hermana

Mascotas
Un gato llamado Taco.

Varita
32cm, madera de cerezo, núcleo central de pelo de sirena.

Gustos
Los años 60
Tocar la guitarra.
El chocolate.

Disgustos
Madrugar.
Los cacahuetes.
Los hipócritas.

Virtudes
Sincero.
Leal.
Altruista.

Defectos
Cabezota.
Olvidadizo.
Algo vago.

Manías
Morderse las uñas.
Garabatear en su cuaderno cuando se aburre.
Mirar al suelo cuando esta nervioso.

Enfermedades
Es asmático.


Curiosidades
Le gustaría haber nacido en los 50-60.
Le encanta la música muggle.
Consiguió meter su guitarra en Hogwarts sin que nadie se enterase..
[/i]


Última edición por Tate J. Lizewski el Dom 05 Ene 2014, 05:21, editado 1 vez
Mensajes : 3

Tate J. Lizewski
Hufflepuff

Volver arriba Ir abajo

Re: Tate James Lizewski || ID}

Mensaje por Thomas L. Beckendorf el Dom 05 Ene 2014, 04:55

Mensajes : 138

Thomas L. Beckendorf
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: Tate James Lizewski || ID}

Mensaje por Tate J. Lizewski el Dom 05 Ene 2014, 05:22

Finalizada!
Mensajes : 3

Tate J. Lizewski
Hufflepuff

Volver arriba Ir abajo

Re: Tate James Lizewski || ID}

Mensaje por Thomas L. Beckendorf el Dom 05 Ene 2014, 05:53


¡Bienvenido, recuerda hacer los registros y divertirte mucho!
Mensajes : 138

Thomas L. Beckendorf
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: Tate James Lizewski || ID}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 19:27


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.